Tecnología Volver al Blog

La tecnología moderna mantiene la tradición: el ingenio de la cultura indígena quichua

9 minuteminutos readde lectura
Shannon Cantor
ByPor Shannon Cantor

15

La tecnología tiene la reputación de alimentar el  progreso. Innovación significa ir hacia el futuro a máxima potencia, evitando intencionalmente el pasado y sus tradiciones limitantes. Pero, como la historia nos demuestra, el intercambio total de la humanidad por una mejora digital viene con sacrificios que son a la vez graves y aterradores; la historia, la cultura tradicional y los idiomas tienen su propia riqueza que pueden no ser eficientes, pero que son invaluables. Esta es la razón por la que los avances tecnológicos recientes también se están volviendo sociales, el aprendizaje no sólo valora una producción de modernidad económicamente acelerada, sino también una comprensión inclusiva y holística del contexto. La innovación es una herramienta, y poco a poco estamos aprendiendo a usarla en armonía con nuestras intenciones sociales. En este sentido, estamos aprendiendo cómo aprovechar el presente para celebrar el pasado y, por lo tanto, construir un futuro diverso, equitativo y sostenible. A continuación se muestra cómo el lenguaje activismo digital puede afectar a una pequeña comunidad local.

Antecedentes: La realidad quichua en Otavalo

Escondido en los Andes ecuatorianos, a poco más de 3000 metros sobre el nivel del mar y entre dos volcanes centinelas, descansa el «Valle del Amanecer» . Su eje central es la pequeña ciudad de Otavalo. Y aunque está a solo dos horas en automóvil de la capital del país, Quito (donde está ubicado el equipo de WebCreek), el área no podría ser más diferente que la metrópolis bulliciosa y moderna. De hecho, ya sea para un extranjero o para un nacional, bajar al valle de Otavalo puede parecerse a entrar en la Zona Crepuscular. No solo debido a los volcanes protectores de ambos lados, el área parece existir dentro de una distorsión temporal, cultural y lingüística. Caminar por las calles llenará sus ojos de los coloridos mercados artesanales; conducir a diez minutos de la ciudad lo colocará en casas de adobe, cocinando sobre fuego. Y en toda la región, se escuchan los sonidos del idioma quichua, perteneciente a los indígenas residentes en la mayoría de las colinas que rodean Otavalo.

Aunque la comunidad Quichua del norte de los Andes se considera el grupo indígena más próspero del Ecuador, muchos no se dan cuenta de que el porcentaje de otavaleños ricos es muy pequeño, y además no implica una aceptación social general y una celebración de la indigenidad. Por lo contrario, sólo en 1964 se reconoció a las comunidades indígenas fuera de la propiedad de las plantaciones de Hacienda, y  en el 1986 se legalizó hablar quichua en escuelas ecuatorianas (Haboud, 2006; Evolución). Incluso hoy en día, parroquias enteras de 22 comunidades viven en sequía, mientras que el 87.6% del agua de la geografía se canaliza a las vacas de las plantaciones, convertidas en negocios agrícolas (Brassel). La cultura Quichua está lejos de ser reconocida en la igualdad social e institucional; después de miles de años de opresión, incluso un intento de extinción, su supervivencia próspera es solo una prueba de la resistencia y el ingenio de su gente. Con cada nueva ola que desafía la supervivencia, las comunidades indígenas de Otavalo han respondido con una solución de fortalecimiento.

Hablando de tecnología 

Sí «con un gran poder viene una gran responsabilidad», para citar la sabiduría de Ben Parker, la tecnología ha hecho que la humanidad sea más responsable ahora que nunca antes. Nuestras herramientas digitales curan y destruyen, y estamos constantemente en la batalla social que pelea por su mejor uso. La ingenua comunidad de lenguaje activismo digital Kichwa en Otavalo también entiende esta potencia tecnológica, y recientemente ha comenzado a aprovecharla para el reconocimiento cultural. Los innovadores Quichua se están integrando en la era digital para promover incluso la conciencia internacional, alcanzando audiencias más allá de las limitaciones geográficas.

En agosto del 2016, oradores de quichua de todo el Ecuador se reunieron en Otavalo. En respuesta a una llamada en las redes sociales: “¿Hablan quichua? ¿Están trabajando para promover y revitalizar el idioma quichua utilizando la web y las herramientas digitales? ” El post los llamó a unirse en el Encuentro de Activistas Digitales de Lenguas Indígenas. La conferencia de tres días sirvió para continuar los pasos digitales de otro proyecto ampliamente respetado, Radio Iluman, creado en 2000 como el primer espacio público tecnológico para fortalecer la cultura Quichua (Radio Iluman, 2019). Luego, al evolucionar desde esa existencia ya radical de una estación de radio Quichua, el Encuentro dio como resultado un uso tecnológico aún más centrado en la cultura: capacitación en informática; un taller sobre “memes” en idioma quichua, videos de YouTube y páginas de Wikipedia; la creación de la página de Facebook «Kichwashun» («Hablemos Quichua»); y una red digital de hablantes de quichua dispersos a nivel nacional (Ávila, 2017). Además, la reunión trabajó para crear y fortalecer Kichwa.net, un recurso en línea de acceso abierto para el aprendizaje del idioma (Activismo, 2016). A través de la lluvia de ideas de espacios digitales para los hablantes de quichua y la celebración de talleres de capacitación, el Encuentro demostró que el quichua es relevante y valioso en las áreas sociales actuales. A través del uso innovador de herramientas tecnológicas novedosas, los Activistas Digitales por primera vez fusionaron la «modernidad» con la «indigenidad». Y en este espacio, comenzaron un esfuerzo continuo para romper los estereotipos que los enmarcan en la «antigüedad», excluyendo a los grupos indígenas del público. Plataformas, recursos, y respeto.

Las herramientas tecnológicas pueden volverse sociales

Con solo este ejemplo de activistas Quichua tecnológicos, vemos cómo la tecnología puede, de hecho, servir como una herramienta moderna, imprescindible para mantener una comunidad de raíces antiguas y próspera. Mientras que los pensamientos del «mundo tecnológico» a menudo evocan imágenes futuristas, vemos que puede (¡y lo hace!) también ser utilizada para reflexionar sobre el pasado e influir en el presente. La innovación es física: con creatividad digital y artilugios novedosos; pero, como lo demuestra la cultura Quichua de los altos de Ecuador, la innovación también es social, con el propósito de usar estos dispositivos, como herramientas para servir a toda la humanidad para la cual fueron creados.

A WebCreek le encanta no solo trabajar con tecnología, sino también usar esa tecnología para mejorar la vida. Póngase en contacto con nosotros para comenzar la conversación sobre su próximo proyecto de tecnología se encuentra con el mundo real.