Negocios Volver al Blog

Adiós, Lobo de Wall Street: Equilibrio y apertura en la industria tecnológica.

5 minuteminutos readde lectura
Shannon Cantor
ByPor Shannon Cantor

18

La creatividad es la clave

Mantenerse en la cima de la siempre competitiva industria tecnología no es una tarea fácil; no es de extrañar que las empresas sean famosas por sus enfoques despiadados. Dicho esto, ya sea que se ejecute de forma implacable o benigna, la innovación es sin duda la vía rápida para sobresalir, tanto en el mundo industria tecnología como en la sociedad en general. La creatividad resulta en productos que satisfacen las demandas, e incluso crean nuevos, definiendo y refinando nuestras tendencias culturales. Sin embargo, una nueva investigación indica que la creatividad está atrofiada por la exclusividad (Kang, 2019). Por lo tanto, y dado que la creatividad es clave y contrasta con lo caduco, las empresas de tecnología están pensando dos veces en la cultura que cultivan.

Tipos y herramientas para la innovación inspirada

Tushman y Smith identifican dos clasificaciones principales de estrategias de innovación que dominan la industria de la tecnología: radical e incremental. La «innovación radical» se centra en la creación de productos que desarrollen el mercado, enfocándose en la novedad para abrir la expansión. Su sinergia creativa evoluciona en toda la industria, donde un producto ganador para la empresa es una gran victoria. Cabe destacar que, un énfasis excesivo en la innovación radical arriesga una gran inversión con poca recompensa y una gran pérdida de flujo de efectivo. Por otro lado, la «innovación incremental» juega un plan de crecimiento que vigila cuidadosamente el mercado y luego responde con una solución a las necesidades actuales de los consumidores. Su recompensa más inmediata puede frenar el crecimiento a largo plazo de una empresa, pero es una estrategia segura y útil cuando el mercado se vuelve competitivo y los tiempos económicos se vuelven difíciles.

Diferentes tácticas de manejo generalmente favorecen a uno de estos dos enfoques. No obstante, los negocios más exitosos son aquellos «ambidiestros» (Kang, 2019). No enfatizan ni un estilo ni el otro, y en cambio muestran una combinación equilibrada de metodologías. Por ejemplo. un enfoque de innovación radical puede aplicarse al inicio de una empresa, y luego estabilizarse para desarrollar una innovación incremental a medida que la organización se afianza. En este sentido, la cuestión imperativa no se convierte en el estilo a seguir, sino en cómo lograr el equilibrio de la innovación.

Investigaciones recientes enfatizan la «innovación abierta» para alcanzar este equilibrio. Se trata más que nada de una mentalidad empresarial, en lugar de una estrategia de desarrollo de productos, que incorpora conocimientos internos y externos en las operaciones diarias y los objetivos a largo plazo. Como su nombre lo indica, las organizaciones «abiertas» buscan diversas fuentes de conocimiento, y consideran que estas oportunidades son cruciales para aplicar nuevas perspectivas en la visión empresarial actual. La afluencia fomenta además un flujo y reflujo creativo, y por lo tanto una mayor probabilidad de oscilación entre desarrollos radicales e incrementales. Más aún, la investigación verifica esta fuerte correlación positiva entre apertura y equilibrio: cuanto más profundas son las colaboraciones con diversos socios, más amplia es la amplitud de los estilos de innovación (Kang, 2019).

Culturas de Colaboración

El enfoque del «Lobo de Wall Street» puede haber brindado financiamiento a las avariciosas generaciones anteriores, pero las compañías de tecnología continúan pavimentando nuevos terrenos. Para fomentar tanto la evolución como la sostenibilidad, están intercambiando esta mentalidad de “my way or the highway” a favor de “playing nice”. La investigación de vanguardia requiere combinar nuevos conocimientos y simbiosis, lo que demuestra el valor de una diversidad abierta y colaborativa. El resultado equilibra la innovación radical e incremental, con beneficios totales que se filtran en otros sectores y que revitalizan el enfoque empresarial.