Negocios Volver al Blog

Gamification: por qué deberíamos mezclar el trabajo y el juego

11 minuteminutos readde lectura
Allan Seeman
ByPor Allan Seeman

30

La gamificación es el proceso de tomar elementos de juego y aplicarlos a entornos no relacionados con el juego. En el marco tradicional del mundo laboral, el trabajo no puede ser divertido, y el juego es solo algo que haces en tu tiempo libre, lejos de tus compañeros de trabajo, jefes y demás. Estos dos mundos son vistos como completamente incompatibles.

Pero, ¿y si pudieran ser ambos? ¿Qué pasa si el trabajo también puede ser divertido sin afectar la productividad? Esto es posible mediante el uso de la gamificación.

Trabajo de 9-5: Edición Video Juego

No es sorprendente que muchas personas inviertan una cantidad increíble de tiempo y trabajo en videojuegos. Los niños, que normalmente pueden eludir la tarea o la práctica del piano, están dispuestos a pasar horas subiendo de nivel a sus personajes o luchando contra sus enemigos. Los videojuegos son una especie de trabajo, aunque puede parecer extraño equiparar los. Se trata de trabajar duro y pasar tiempo para lograr un objetivo que proporciona algún tipo de recompensa al final.

Por experiencia personal, The Sims es un ejemplo perfecto de cómo funciona esto. Con el interés de no perder mi reputación como profesional, no revelaré cuántas horas he pasado haciendo que mi Sim domine las habilidades, se ponga en forma y llegue al pináculo de su carrera. Pero, ¿no es esta precisamente la razón por la que la gente interpreta a Los Sims?

Les gusta trabajar con personas y cumplir metas de «vida» como escribir la próxima gran novela, convertirse en CEO, formar una familia y comprar esa mansión. Estos logros en el juego no se traducen en el mundo real, pero lo que está claro es que requiere un trabajo reconocible. Los Sims exhiben los principales elementos de cómo los juegos hacen que un producto sea atractivo y hacen que los usuarios regresen.

Los mismos elementos que hacen que Los Sims sean tan adictivos para los usuarios son aplicables a casi cualquier aspecto de la vida imaginable, especialmente el trabajo. La gamificación es como subir de nivel su negocio y encender su lugar de trabajo.

La experiencia del empleado

Uno de los mayores problemas en la fuerza laboral actual es la falta de compromiso. Los empleados no comprometidos pueden costarle mucho a las empresas y obstaculizar la productividad y la calidad del trabajo. La suposición es que estas personas no tienen una buena ética de trabajo, pero ¿qué pasa si hay una solución simple?

Los adultos juegan videojuegos y, presumiblemente, disfrutan haciéndolo, dedicando horas a sus objetivos de videojuegos. Están involucrados en estos juegos, pero por alguna razón este compromiso no siempre se transfiere al lugar de trabajo. Gamificar el lugar de trabajo es una solución simple para atraer a las personas

la forma en que podrían y deberían ser. Los humanos tienen mentes naturales, orientadas a objetivos, y los juegos desencadenan esta motivación interna e innata. Al crear un entorno más atractivo y satisfactorio para los empleados, las personas tendrán el deseo de trabajar de manera más eficiente.

Al mismo tiempo, los análisis que produce la gamificación pueden mejorar el potencial para monitorear la actividad y la productividad de los empleados. Si bien puede sonar como un pequeño «hermano mayor», en realidad permite a las empresas medir donde prosperan los empleados individuales, donde otros demoran y qué mejoras se pueden hacer en los procesos de la empresa. En resumen, detecta los cuellos de botella y permite una discusión en toda la empresa sobre cómo solucionarlos, al tiempo que maximiza los talentos únicos de cada empleado individual.

¿Dónde comienzas?

Los elementos básicos de la gamificación son recompensas, socialización y diversión. Aplicar cada uno de estos elementos puede ayudar a crear un ambiente de trabajo atractivo que construya la cultura de su compañía.

Recompensas

El primer paso es incorporar insignias y recompensas como punto de partida básico para motivar tareas pequeñas pero importantes. Al incorporar estos continuamente, hay más incentivo para continuar trabajando incluso en las tareas más mundanas.

Farmville es un ejemplo fascinante de cómo funciona el uso de recompensas para cambiar el comportamiento. Fue el juego de Facebook tremendamente popular jugado obsesivamente por 83 millones de usuarios mensuales en su apogeo. A pesar de no tener un valor real en el mundo, la gente invierte tiempo en ganar recompensas pequeñas, continuas y fácilmente alcanzables. Las personas se sintieron bien al recogerlas porque cada logro se acumuló para recompensas aún mayores, como mejoras y «decoraciones». Los pequeños logros fueron adictivos porque cada vez que recibían un premio, el centro de recompensa de su cerebro liberaba un poco de dopamina, lo que los influenciaba para continuar jugando.

Socialización

El siguiente paso para gamificar aún más el lugar de trabajo es incorporar un elemento social. Los humanos son criaturas sociales y responden bien a los aspectos sociales de la jugabilidad. Hacer que las personas realicen un comportamiento uniforme y complementario en conjunto también puede crear una unidad general dentro de una oficina.

Mi granjero, mi amigo

Usando Farmville como ejemplo nuevamente, una parte secundaria del juego fue que los jugadores fueron alentados a visitar las granjas de sus amigos donde podían mostrar sus premios. Esto apelaba a la vanidad competitiva simple en lugar de a la competencia directa. La buena gamificación establece una especie de pseudo competición, donde las personas pueden mostrar insignias y logros a su círculo de amigos en una muestra de pompa y prestigio. Los elogios se obtienen al tener la granja más explotada.

Mi granjero, mi enemigo?

Un tropo de videojuego común es mostrar los puntajes más altos en las tablas de clasificación, lo cual está destinado a resaltar qué tan bueno es alguien en el juego. Pero esto puede ser una mala gamificación para el lugar de trabajo, y debe manejarse con mucho cuidado. Podría tener el efecto contrario al deseado. Enfrentar a las personas entre sí, especialmente si sienten que no hay forma de que alcancen un alto rango, agota severamente su motivación y eventualmente las desvinculará más que nunca.

Farmville no tenía una clasificación por este motivo. Si los jugadores pudieran ver la gran brecha entre los jugadores ocasionales y los jugadores obsesivos que jugaban durante horas y horas, tal vez gastando sus cheques en su granja, se desmotivarían y abandonarían el juego.

Pero si uno decide usar un tipo de tabla de clasificación, funciona mejor para agrupar a las personas en sus clasificaciones. De esa forma, pueden competir entre amigos o en círculos más pequeños. Llegar a una clasificación más alta con un grupo más pequeño es más alcanzable. Otra alternativa es agrupar a los «mejores triunfadores» en trozos más grandes, como los 20 o 30 mejores, en lugar de 1 o 2. De esa forma, la sensación de no poder competir se reduce o se elimina por completo.

El factor de diversión

Por último, el juego incorporó el elemento de diversión. Aunque no atrajo a todos, atrajo a 83 millones de usuarios mensuales en 2010. Farmville tiene gráficos simples pero atractivos, y los controles son fácilmente comprensibles incluso para los jugadores más novatos. El juego en sí es de bajo nivel de estrés, lo que lo hace ideal para un pequeño descanso en la oficina, un viaje largo o una distracción momentánea en el hogar.

El objetivo es Gamificar … Todo.

La gamificación debe comenzar en el momento en que el empleado entra por la puerta. Con el fin de ayudar a los empleados a alcanzar su máximo potencial y sentir lealtad y orgullo por la compañía para la que trabajan, deben comenzar con una experiencia atractiva. Al incorporar los elementos centrales de la gamificación en la capacitación y el trabajo, una empresa puede crecer con una base más sólida que nunca.