Tendencias Volver al Blog

Ratones: Inusuales héroes que combaten los vídeos falsos en Internet

12 minuteminutos readde lectura
Gabriela Patrón
ByPor Gabriela Patrón

583

Gracias al Internet, tenemos a nuestro alcance una gran cantidad de información a solo un click de distancia. Desde revistas a libros hasta noticias de último minuto, están disponible para que podamos informarnos y conocer más sobre el mundo que nos rodea. Pero no toda la información compartida en redes sociales, foros y portales es verdadera.  Las fakes news o noticias falsas son una clara muestra de esta sobreabundancia de información.

Este fenómeno digital se ha extendido en los últimos años gracias a las redes sociales. Las fake news simulan ser contenido veraz y propagan contenido nocivo, muchas veces con el objetivo de dañar la reputación de un político o propagar el odio contra un grupo en particular.

La propagación de este contenido responde a la facilidad de distribución a través de redes sociales como Facebook, Instagram y Whatsapp, además del crecimiento de la llamada “posverdad”. Según define Oxford, la posverdad se produce cuando «los hechos objetivos tienen menos influencia en definir la opinión pública que los que apelan a la emoción y a las creencias personales». Es decir, la gente se deja guiar más por sus emociones que a los hechos. Las fake news apuntan justamente al descontento de las personas para crear un contenido que aumente este sentimiento negativo.

Deep fakes: una nueva modalidad de noticias falsas

En su gran mayoría, las noticias falsas suelen ser publicadas como texto informativo. Pero con los avances tecnológicos, es cada vez más fácil el falsificar videos y audios. Usando la Inteligencia Artificial (IA), personas inescrupulosas logran engañar a los usuarios creando deepfakes de personas famosas para que digan lo que ellos quieran.

Según The Economist, el término deepfake fue acuñado en Reddit cuando se viralizaron videos falsos de celebridades teniendo relaciones sexuales. Este método nace de la fusión de dos términos. El “deep” o profundo, hace relación al aprendizaje profundo que realiza la IA para conocer gestos, expresiones y movimientos de millones de fotografías del rostro humanos y el término “fake” que indica falsedad. 

La realidad es que el deepfake es cada vez más difícil de distinguir gracias a la gran calidad de los videos producidos. Personas fácilmente reconocibles como políticos y actores suelen ser los blancos predilectos de cibercriminales. Existen miles de videos y audios de estos personajes públicos en el Internet, así que el algortimo usado para el deepfake tiene mayores datos para crear un contenido muy fiel a la realidad. El portal de noticias Buzzfeed quiso mostrar lo peligroso de esta tecnología y publicó un video de Obama insultando al actual presidente de los Estados Unidos.

Lucha contra el deepfake

Un equipo de investigación del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Oregón logró determinar que los ratones podrían ser grandes aliados en la lucha contra estas falsificaciones. Sus hallazgos demostraron que el sistema auditivo de los roedores puede detectar audios modificados. 

“Creemos que los ratones son un modelo prometedor para estudiar el procesamiento de sonido complejo», explica Jonathan Saunders, líder de la investigación, en la publicación. «Estudiar los mecanismos computacionales por los cuales el sistema auditivo de mamíferos detecta audio falso podría informar a algoritmos de próxima generación para la detección de falsificaciones». 

Los ratones no pueden identificar palabras como los humanos pero sí detectan errores sutiles en un discurso. Por ejemplo, el cambio de una letra por otra o cambios en la fonética. Gracias al aprendizaje de los ratones, se puede crear un algoritmo que permita a las computadoras detectar un deepfake. 

Grandes empresas como Facebook, están invirtiendo fuertes sumas de dinero para eliminar este tipo de contenido de sus plataformas. Hace unos días, Google publicó más de 3 mil deepfakes para que los especialistas puedan crear nuevos algoritmos de detección. Un método muy efectivo es el empoderar a medios de comunicación y especialistas tecnológicos. Esto con la finalidad de purgar contenidos falsos y ofrecer hechos veraces para que las personas puedan informarse y generar sus propias conclusiones. 

Gracias al Internet, tenemos a nuestro alcance una gran cantidad de información a solo un click de distancia. Desde revistas a libros hasta noticias de último minuto, están disponible para que podamos informarnos y conocer más sobre el mundo que nos rodea. Pero no toda la información compartida en redes sociales, foros y portales es verdadera. 

Las fakes news o noticias falsas son una clara muestra de esta sobreabundancia de información. Este fenómeno digital se ha extendido en los últimos años gracias a las redes sociales. Las fake news simulan ser contenido veraz y propagan contenido nocivo, muchas veces con el objetivo de dañar la reputación de un político o propagar el odio contra un grupo en particular.

La propagación de este contenido responde a la facilidad de distribución a través de redes sociales como Facebook, Instagram y Whatsapp, además del crecimiento de la llamada “posverdad”. Según define Oxford, la posverdad se produce cuando «los hechos objetivos tienen menos influencia en definir la opinión pública que los que apelan a la emoción y a las creencias personales». Es decir, la gente se deja guiar más por sus emociones que a los hechos. Las fake news apuntan justamente al descontento de las personas para crear un contenido que aumente este sentimiento negativo.

Deep fakes: una nueva modalidad de noticias falsas

En su gran mayoría, las noticias falsas suelen ser publicadas como texto informativo. Pero con los avances tecnológicos, es cada vez más fácil el falsificar videos y audios. Usando la Inteligencia Artificial (IA), personas inescrupulosas logran engañar a los usuarios creando deepfakes de personas famosas para que digan lo que ellos quieran.

Según The Economist, el término deepfake fue acuñado en Reddit cuando se viralizaron videos falsos de celebridades teniendo relaciones sexuales. Este método nace de la fusión de dos términos. Imagínense al ex presidente Barack Obama en su despacho, dando un mensaje por televisión y que súbitamente lance insultos al actual presidente de Estados Unidos. Aunque parezca algo improbable, el portal de noticias Buzzfeed mostró lo peligroso de esta tecnología al publicar un video con dicho escenario. 

La realidad es que el deepfake es cada vez más difícil de distinguir gracias a la gran calidad de los videos producidos. Personas fácilmente reconocibles como políticos y actores suelen ser los blancos predilectos de cibercriminales. Existen miles de videos y audios de estos personajes públicos en el Internet, así que el algortimo usado para el deepfake tiene mayores datos para crear un contenido muy fiel a la realidad. Esta tecnología podría ser usada por cibercriminales para generar un conflicto a nivel internacional al usar el rostro de un político para dar un mensaje de odio.

Los ratones y su papel en la lucha contra el deepfake

Un equipo de investigación del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Oregón logró determinar que los ratones podrían ser grandes aliados en la lucha contra estas falsificaciones. Sus hallazgos demostraron que el sistema auditivo de los roedores puede detectar audios modificados. 

“Creemos que los ratones son un modelo prometedor para estudiar el procesamiento de sonido complejo», explica Jonathan Saunders, líder de la investigación, en la publicación. «Estudiar los mecanismos computacionales por los cuales el sistema auditivo de mamíferos detecta audio falso podría informar a algoritmos de próxima generación para la detección de falsificaciones». 

Los ratones no pueden identificar palabras como los humanos pero sí detectan errores sutiles en un discurso. Por ejemplo, el cambio de una letra por otra o cambios en la fonética. Gracias al aprendizaje de los ratones, se puede crear un algoritmo que permita a las computadoras detectar un deepfake. 

Grandes empresas como Facebook, están invirtiendo fuertes sumas de dinero para eliminar este tipo de contenido de sus plataformas. Hace unos días, Google publicó más de 3 mil deepfakes para que los especialistas puedan crear nuevos algoritmos de detección. Un método muy efectivo es el empoderar a medios de comunicación y especialistas tecnológicos. Esto con la finalidad de purgar contenidos falsos y ofrecer hechos veraces para que las personas puedan informarse y generar sus propias conclusiones. 

Video: